Bruce Nauman, California,1941.



viernes, 9 de mayo de 2008

EL HOMBRE QUE PUDO REINAR: EL LIBRO Y/O LA PELÍCULA


¿SE PUEDE ELEGIR ENTRE ESTA PELÍCULA Y EL LIBRO O LOS LIBROS RELACIONADOS CON ELLA? POSIBLEMENTE NO Y ADEMÁS SEA IMPOSIBLE.






Para abordar el tema está la narración de Ruyard Kipling, en  Relatos que acaba de editar  Acantilado. Se vuelve a ver  la película de John Huston y  a releer la parte de las Memorias  de Huston que tratan aspectos de la película.
Huston era un lector empedernido y  un gran guionista .El Capítulo 34 de sus Memorias, en las que habla de El Hombre que pudo reinar, empieza así:

"YO LEO A KIPLING DESDE QUE ERA NIÑO"

y sigue contando cuánto leía desde niño, animado por su madre y cuántos versos de Kipling podría recitar de memoria todavía y luego "disculpa" el conservadurismo de Kipling y eso queda como lo que es, un tic de mala conciencia gauchista, que, especialmente, en él no tiene sentido, pero habla mucho de la correción política imperante.

I.- El Hombre que pudo Reinar, según Ruyard KIPLING

En Acantilado ocupa 43 páginas,  que construyen un núcleo denso hecho de realidad, ensueño y misterio,  complejo y alucinado.La narración es  una cantera profunda que envuelve y arrastra en espiral al lector hasta profundidades desconocidas, oscuras, pero iluminadas por piedras preciosas , como los rubíes de la película.

La historia se desarrolla en la India y Afganistán (Kafiristán en la película). El narrador es el propio Kipling en su papel de corresponsal del Backwoodsman y los protagonistas dos aventureros ingleses a quienes, como al propio Huston, les gusta "nadar hacia la catarata", es decir el peligro, la aventura, el riesgo y que en su búsqueda de aventuras y enriquecimiento mantienen un estricto código de honor basado en la lealtad y en la amistad verdadera.

La masonería y su capacidad de tejer redes solidarias a través del tiempo y del espacio juega como un hilo conductor de la historia, partiendo de la época Helenística y el reinado, nada menos que de Alejandro Magno y llegando hasta el siglo XIX.

Es una narración concentrada ; un núcleo, en el que Huston ve desde el principio su capacidad de desarrollarse en imágenes como una película fascinante.Y de esa lectura "creativa" y la capacidad de seducción de Kipling, surge un película de 120 m,  poseída por la gracia del talento.


II.- El Hombre que pudo reinar,según John HUSTON

Se la recuerda como "una de las películas mejores vistas, entre las que están varias de  Huston. Entre ellas la primera y la última que rodó  : El halcón maltés y Los muertos.Pero volver a verla aún sorprende. Un guión apasionante realizado con pulso y sabiduría en torno a una historia de aventuras y lealtades heroicas, emociones, sentimientos, épica y... lírica.

Los diálogos chispeantes. El aventurero nato que es Huston está a sus anchas, él que fue a rodar La reina de África sobre todo para cazar elefantes o se apasiona con el cuento de Kipling soñando con la cacería de tigres que realizará en la India, maneja el lenguaje con economía, expresividad y gracia. Hay un momento mágico en que los protagonistas piensan que irremediablemente van a morir y hacen , por encima, balance de sus vidas.Y hablando de su pasado común el personaje de Michael Caine dice,"yo no me cambiaría ni por el Virrey si tuviera que cambiar mis recuerdos". Es una forma sencilla de expresar la plenitud y resulta emocionante.

Los escenarios grandiosos  trasladan a las proximidades del Himalaya o a los atestados trenes y abigarradas plazas de la India, aunque se esté en realidad en la Cordillera del Atlas, en los pìcos nevados de Chamonix o en la plaza de Marraquesh.

La arquitectura, el vestuario, el colorido tan oriental,la música...aspectos psicológicos tan bien tratados como la borrachera de poder de Danny o la ridícula autocompasión de los jefecillos contando problemas vecinales.s actores: Cristopher Plummer resulta un Kipling intenso y convincente, Saced Jaffrey un emocionante Billy Fish...,no quedan palabras para las presencias e interpretaciones de Sean Conery y Michael Caine, imborrables para siempre. La escena casi final, mientras Danny Dravot avanza por el puente de cuerdas y él y Peachy Carnehan cantan con arrogancia y emoción una canción de  belleza  inolvidable.


III.-El hombre que pudo reinar, en las Memorias de HUSTON

Releyendo el Capítulo 34 de su autobiografía se recuerda:
Que fue una película carísima,
Que el sátrapa Hasan II los chuleó y los timó,
Que Huston había pensado en Robert Redforfd y Paul Newman para los protagonistas, pero Paul Newman, en un rasgo de generosidad y perspicacia certera, sugirió a Huston que debían ser dos actores ingleses, ellos exactamente.
Y muchísimas cosas más, porque las Memorias de Huston tambien están llenas de interés, emoción y literatura.

El Capítulo termina también de  forma difícil de olvidar:

"Hacia el final de la película llevé a los tres ancianos [los viejísimos sacerdotes, de más de cien años]a que se vieran a sí mismos en la pantalla. Ellos nunca habían visto una película, aunque habían oído hablar de ellas. Después de que volvieran a encenderse las luces, se pusieron a hablar entre ellos excitadamente. Finalmente pareció que habían llegado a algún tipo de acuerdo. Me dirigí al intérprete: Pregúnteles qué piensan de lo que han visto.
Kafú Selim me respondió por ellos:
- Nosotros nunca moriremos."

Después de todo ¿por qué hay que elegir?


*****