Bruce Nauman, California,1941.



lunes, 1 de junio de 2009

YANNIS RITSOS & ÁYAX & IANNIS XENAKIS...una de griegos

.


ÁYAX ,hijo de Telamón, rey de Salamina, durante la Guerra de Troya, acude a la lucha contra los troyanos al mando de doce naves. A pesar de esa modesta aportación a la totalidad de naves que enumera el Canto II, es el héroe fuerte y valiente entre los aqueos, después de Aquiles.

Su intervención notable  a partir del duelo con el troyano Héctor. Héctor, domador de caballos.el héroe más humano del poema  en palabras de Homero o como le describe  Rachel Bespaloff : "protector de Illion, defensor de una ciudad, una mujer y un niño".De la Ilíada, (Minúscula)-

El final del combate entre Héctor y Áyax queda indeciso por la caída de la noche, como si Homero no deseara o no pudiera elegir entre la valentía de los dos...


En el Canto Primero Aquiles se  retira del combate furiosos con Agamenón por el preciado botín de Criseida , los troyanos llegan hasta los barcos griegos, y Áyax resiste -solo-, heroicamente, al enemigo, hasta que acude Patroclo en su ayuda.Y cuando Patroclo es derribado, cubre a Menelao para poder rescatar el cuerpo del amigo querido de Aquiles.

Aquiles y Áyax, en un descando dela Guerra de Troya, juegan a los dados.ánfora ática ,h 540 a.C.Museos Vaticanos.



Tras la muerte de Aquiles, Áyax se enfrenta a Ulises por la armadura de héroe muerto.Es un conflicto enconado; incluso cuando Ulises/Odiseo, desciende al mundo subterráneo, sus espíritus siguen luchando.Los jefes griegos conceden a Ulises la armadura, Áyax no lo acepta y Atenea ante su rebeldía hace que enloquezca. 
Blandiendo la espada se lanza sobre un rebaño de ovejas que confunde con los griegos, matando a muchas de ellas y arremetiendo contra las que quedan vivas; al recobrar la razón, avergonzado por su locura, se siente deshonrado y se suicida arrojándose sobre la espada. 
Antes, había dejado su legendario escudo a su hijo y encargado a su hermano Teucro que realizara sus honras fúnebres en Salamina.  A ellas asisten como muestra de respeto los atenienses.

Sófocles en la tragedia Áyax,continúa el relato de la  disputa de Odiseo, rey de Ítaca y Áyax de Salamina. Ovidio lo recoge en  las Metamorfosis. Sófocles, en la Escena XVIII,[traducción de José Mª Aguado]la penúltima de la tragedia, hace decir a Ulises:

Te doy, pues, ¡Oh Teucro!, de su parte
todo permiso. Ruégote depongas
tu enojo, y a su antigua amistad vuelvas.
Yo quiero concurrir a esas exequias,
con mis manos y no omitir ninguna
cosa de cuantas a su honor debemos.



Yannis Ritsos (Monenvasia 1909-Atenas 1990), se ocupa del tema,  con un sentido de la tragedia carente de  retórica. Retoma el relato cuando Áyax recupera la razón en medio de la muerte y el caos que ha causado su locura.
El  poeta griego inventa para contener el poema-narración, un tiempo especial en el que caben el mito y la historia, lo heroico y lo cotidiano vulgar (los atridas y las colillas... ). Las imágenes , ritmos, sensaciones ...conmocionan por la belleza despojada...y van tensando las emociones como una cuerda de arco.



[-]Soy yo, el fuerte, el indómito,-cuánto me habéis
elogiado,
cómo me habéis abrumado, asfixiado, sofocado
-uno a uno y todos juntos colgados
de mi cuello; -me habéis asfixiado. Aquí tenéis
vuestra obra. Disfrutadla.
No hay quien me perdone que por momentos
también yo esté cansado; no hay
quien me perdone que esté también yo enfermo.[-]
[-]Mujer, ¿qué miras con esos ojos? Esa mosca
-mátala.
¿Acaso yo no soy un hombre? ¿Por qué, entonces?
Toda la noche
estuviste acechándome tú también por detrás de la
puerta, sí, con mi hijo-
me señalabas para que el niño viera mi
despedazamiento;-no,no,
le tapabas los ojos con las palmas de tus dos manos
para que no me viera. Toda la noche,
flechas de bronce, clavadas en la pared, vibraban
haciendo retumbar
cada sonido amplificado -mi paso, mi aliento, mi pulso,
el roce de mis ropas contra mis rodillas, mi pecho
-¿cómo huir?
¿de qué protegerme? Mis enemigos habían hincado esas flechas,
antenas secretas, para seguir mis movimientos. Di con ellos. A uno
lo agarré de la oreja. Quise arrastrarlo hasta aquí. Su oreja elástica
se alargaba y se alargaba conforme yo lo arrastraba, y
él seguía siempre allá.
[-]


Áyax con el cadáver de Aquiles. Vaso François (asa de la crátera de Ergótimo, pintada por Clitias),h 570.Florencia


Entonces me acordé de Salamina -mañanas
demacradas, con niebla y con llovizna,
que todo lo borraban en el tiempo -barcas,
anclas, vinaterías, pescaderías,
y sólo el camino brillaba plateado, solitario,
en vago recorrido hacia algún lado,
de tanto en tanto un giro, de tanto en tanto
otro para evitar obstáculos invisibles
o por su propia satisfacción, con aquel blanco
-emplatecido.

En casa hallé a mi madre sentada en una

silla,
encorvada, silente y pensativa ensartaba
en un hilo perlas
blancas, plateadas, azuladas. "¿Qué harás
con ellas, madre?", pregunté.
Y ella :"Las tiraré en el pozo". Sonrió. "¿A
qué, pues,
las ensartas?". La miraba. No levantó la vista.
"Quien se las pondrá
así es como las quiere", respondió. Y de golpe entendí
que en todo pozo, así como en nosotros, habita una
mujer ahogada,
una bella mujer ahogada que no quiere morir, no sé
siquiera lo que eso significa
paciente, dócil, resignada, anegada en el ruido de
nuestros caballos,
nuestros coches y nuestros estallos .

Abre las puertas, abre las ventanas, quita la tranca a

la valla.
No pasa nada. Iré un momento al río, a lavarme.
Díselo a Teucro-
Por cierto, ¿dónde está Teucro? Teucro, Teucro.
Llevaos estos animales.


Voy a lavarme, a lavar mi espada -tal vez encuentre

yo un ser con quien hablar.
Qué hermoso día, -¡oh, resplandor del sol, dorado
río!- Adiós, mujer.



[-]Entra corriendo un marinero. "El patrón -dice-, ha muerto el patrón: se clavó la espada en un costado". La mujer se queda inmóvil en la puerta; la esclava alta, al fondo del pasillo, de pie, petrificada, con las manos apoyadas en el palo de su gran escoba).
                                                                                                                         Samos, 1967-69.


Iannis XENAKIS, 1922-2001,arquitecto y músico griego, nacionalizado francés,es considerado uno de los compositores importantes y respetados de la música contemporánea. Ingresó en el estudio de Le Corbusier en 1948 y colaboró con él en varias obras, como el monasterio de Sainte Marie de la Tourette (1953) cerca de Lyon, un edificio complejo y monumental de elegante severidad que parece la versión moderna de un monasterio medieval.Su impresionante iglesia podría considerarse, en una asociación de ideas muy libre, -por su monumentalidad y protagonismo del uso de la luz- el equivalente moderno de una catedral del siglo XII...



Monasterio de La Tourette,1953,Le Corbusier,colaboración de Xenakis.Vista general e interior de la iglesia.


.