Bruce Nauman, California,1941.



martes, 15 de mayo de 2012

Cézanne, autorretrato objetivo y retrato emocionado



           Qué hace especial a Cézanne,
lo que se llama movimiento moderno comienza con la determinación de un pintor francés de ver el mundo objetivamente, no como se ve por costumbre; sino como una realidad  a descubrir, sin intervención de la racionalidad ni de las emociones, sólo con los datos que aporta la retina.  ("martir de la retina", le llama Alberti.)
Los impresionistas habían visto el mundo subjetivamente, según se presentaba en diversas luces o desde distintos puntos de vista.Pero Cézanne luchaba por penetrar la realidad que no cambia, la que permanece bajo la aparente imagen que presentan los sentidos. 
Dice Herbert Read que la persona ingenua cree que sólo hay una manera de ver el mundo, la presentada por su propia visión inmediata, pero  vemos lo que aprendemos a ver y la visión se convierte en un hábito, una selección parcial y así vemos lo que ya sabemos  y esperamos ver. 
Captar las sensaciones producidas por el objeto , olvidar lo visto y en presencia de la naturaleza, trasladar las sensaciones visuales obtenidas  al lienzo. Esta era la sencilla y tozuda idea en la que persiste Cézanne y que hizo de él un revolucionario.


                         
Cuando  Cézanne se encierra el Aix-en-Provence para llevar a cabo el  programa que se ha impuesto se le pueden aplicar retrospectivamente las palabras que escribirá en 1902 Paul Klee sobre sus propósitos artísticos:
"Quiero ser como un recién nacido, no saber absolutamente nada [...]; ignorar hechos y modas, ser casi un primitivo.[...] Luego quiero hacer algo muy modesto, procurarme a solas un diminuto "motif" que mi lápiz pueda abarcar sin técnica alguna. Según veo las cosas, los cuadros llenarán más que mi vida entera...No es tanto cuestión de voluntad como de destino".
Ese diminuto motif de Klee será la pequeña sensación de Cézanne, trasladar al lienzo cada  percepción de forma y color hasta construir el objeto, en su verdad plástica y en  su peso, según el modelo de la naturaleza, no mediatizado por la rutina y la costumbre.
Autorretrato con paleta, 1885,Zurich.
Es uno de sus  autorretratos; tiene 46 años y  sus pinturas siguen siendo rechazadas en los Salones, pero Manet al que ha conocido en París,admira sus naturalezas muertas.Ha vuelto a  trabajar a Aix en Provence sin sospechar que el éxito que se le niega y que le lleva a protestar  en una carta al delegado de Bellas Artes ("...Je ne pouis accepter le jugement illègitime de confrères auxqueles...") llegará a su pintura arriesgada y experimental un año después de su muerte, cuando en 1907  se le haga una gran retrospectiva y  ese éxito se mantiene.


Rafael Alberti antes que poeta pensó ser pintor y sabía todo sobre pintura y cada uno de sus entresijos y lo que Cézanne significaba. En el poema que le dedica va desgranando una a una las peculiariades del pintor, tanto de su carácter como de su pintura -que en Cézanne se funden- y acaba definiendo en un intenso poema  las obsesiones biográficas y plásticas que hacen de este pintor que supeditó su vida a la Pintura ,un artista crucial en la evolución del arte occidental


CÉZANNE

Tenaz, penoso lento

aprendiz de pintor. Aprendizaje
en toda la extensión del sufrimiento.
Plantado humilde enfrente de un paisaje.

La plástica, diaria, muda vida
es una interminable, trabajosa mañana,
una cosa cualquiera, definida:
la manzana, el reloj, la damajuana.

¡Oh combatiente,
dulce cruel, oh solitario,
agresivo prudente
dios primario!
¡Oh pobre , oh preso,
para quien la pintura es una pura
cárcel de un sólo nombre: la Pintura,
la solidez, el peso!

Modulado, medido, que acompasa
la nube, el árbol masa,
la dispuesta
tonalidad graduada, yuxtapuesta;
el son, el denso exacto
del mar, bloque compacto;
la perseguida
pincelada
cortada,
dirigida.

Te conoce el azul, te reconoce
el nuevo tema:
la forma, el pleno goce
de la forma, color pleno en esquema.

Muriente encadenado
del cenital pincel, clavada espina;
San Sebastián herido de los ojos, doblado
mártir de la retina.

Pintor: en tu verdad más verdadera
todo se determina
por el cubo, el cilindro y por la esfera.

Rafael ALBERTI, 
A la pintura