Bruce Nauman, California,1941.



jueves, 18 de septiembre de 2008

REMBRANDT ...LLEGA








El Museo del Prado sólo tiene una rembrandt, la monumental  Artemisa, reina de Caria , Pergamo, recibiendo de una doncella las cenizas de Mausolo, su hermano y esposo . La modelo fue Saskia, la esposa de Rembrandt y el cuadro lo compró Carlos III para las Colecciones Reales que serían los fondos con que en 1819 se creó el Museo del Prado.

Desde el 15 de octubre hasta el 6 de enero, una parte importante de la obra  del gran artista holandés estará el museo madrileño. Son 30 óleos que llegan de distintos museos del mundo y será una oportunidad única de verlos juntos. 


                                    Artemisa. 1634, ól/lz, 1,42 x1,43. Museo del Prado.

Miguel Ángel,  había creado en la Capilla Sixtina, 15098-12, un siglo antes, un Jeremías distinto al de Rembrandt que estará en la exposición:  cerrado sobre sí mismo, con la terribilitá propia del gran artista, lleno de energía  a pesar de la melancolía y puede que de furor.


Jeremías prevé la destrucción de Jerusalén. 1630 ól/tabla (58 x 46) Rijksmuseum, Amsterdam. en la exposición.

Rembrandt cultivó todos los géneros: el retrato corporativo propio de las repúblicas burguesas, el retrato, el autorretrato, el paisaje,los temas clásicos,los cuadros de tema religioso, el bodegón...Transforma el lienzo en una superficie incandescente por los vibrantes transiciones entre luces y sombras y crea espacios profundos con penumbras doradas, colores  aterciopelados,  audaces empastes y veladuras traslúcidas. 

La figura del profeta recostado crea una diagonal de formas, color y luz que atraviesa el lienzo.Jeremías, abatido,  vestido lujosamente a la oriental, con vestiduras orladas con brocados; se apoya en un montículo con un suntuoso tapiz y unas vasijas plateadas que despiden reflejos luminosos. Toda la superficie es un lugar donde luces, sombras y color se equilibran con refinamiento y sutileza, creando un ambiente visionario lleno de misterio.


En el Libro de Jeremías, el Profeta se lamenta de que ya es tarde y Yahvé, por los pecados de los israelitas, destruirá Jerusalén. En la representación de  Rembrandt resuenan las palabras del Libro:
" ¿Quién te compadecerá Jerusalén?.
¿quién meneará la cabeza por ti?
¿quién se alargará a saludarte?
Tú me has abandonado
-oráculo de Yahvé-
de espaldas te has ido.
Pues yo extiendo mi mano
contra ti para destruirte
Estoy cansado de apiadarme..."

Jacob Rosenberg, un especialista en la obra de Rembrandt sintetiza así su particular estilo:
Parece como si creyera que la luz y la sombra son elementos mágicos que el pintor puede emplear para velar o revelar, para crear drama y estados de ánimo, para abrir la mente del espectador a profundidades desconocidas de visión y sensibilidad."
Esas profundidades desconocidas de visión y sensibilidad son las que esperan al espectador de la Exposición del Prado.




REMBRANDT VAN RIJN,nació en 1606 en Leyden pero vivió y trabajó en Amsterdam hasta su muerte en 1669. Fue uno de los  grandes pintores del Barroco, junto con Caravaggio,Rubens, Velázquez, Vermeer...y fue también un gran dibujante y uno de los mejores grabadores de todos los tiempos, junto con Durero y Goya
Holanda había conseguido su independencia de España en 1648 por la Paz de Westfalia, pero en la práctica hacía mucho que era ya independiente. Amsterdam era una de las ciudades mas activas de Europa. La   actividad fabril, financiera y comercial ya a principio de siglo habia llevado a la creación del Banco de Amsterdam, y la  Bolsa, los primeros de Europa. De su puerto, el más importante del Continente, salían y arribaban los navíos de la Compañía de las Indias Orientales que traían toda clase de especias y mercaderías. 
La  suntuosidad oriental que domina en algunos cuadros de Rembrandt no es  ajena a la actividad de ese puerto internacional. Todas las lenguas europeas se oían por sus calles y había una abundante comunidad judía, la más próspera de Europa,que era también un foco de erudición. En el barrio judío,  vivía Rembrandt, no lejos del filósofo  Spinoza, y algunos judíos ricos fueron sus clientes. 








*****************