Bruce Nauman, California,1941.



viernes, 30 de mayo de 2008

T I N D A Y A / EL SUEÑO DE CHILLIDA .



 YA HABÍA REALIZADO UNA OBRA  RECONOCIDA EN  EL MUNDO PERO HABÍA IDEADO -EN LA ISLA CANARIA DE FUERTEVENTURA-, UN LUGAR PARA SENTIR DE CERCA EL UNIVERSO Y OÍR SU MÚSICA  EN EL SONIDO DEL MAR. UN GRAN VACÍO DE GEOMETRÍA DEPURADA Y SECRETA CONSTRUIDO CON MATERIALES ELEMENTALES ROCA VOLCÁNICA, ESPACIO, AIRE Y LUZ.


Pero le pusieron todo tipo de trabas y la obra no pudo realizarse en vida de Chillida. Es difícil saber cómo le afectó, pero lo hizo sin duda...
.






CHILLIDA  en los años noventa, recordó un verso de GUILLÉN del primer poema de CÁNTICO, Más Allá :


I
(El alma vuelve al cuerpo,
Se dirige a los ojos
Y choca.) -¡Luz! Me invade
Todo mi ser. ¡Asombro!

Intacto aún, enorme,
Rodea el tiempo. Ruidos
Irrumpen. ¡Cómo saltan
sobre los amarillos

Todavía no agudos
De un sol hecho ternura
De rayo alboreado
Para estancia difusa,

Mientras van presentándose
Todas las consistencias
Que al disponerse en cosas
Me limitan, me centran!

......................
Soy, más,estoy. Respiro.
Lo profundo es el aire
La realidad me inventa,
Soy su leyenda. ¡Salve!
.......................

Ese verso, Lo profundo es el aire, unido a la afinidad de CHILLIDA con el sentido zen del vacío, y la mística de la antigua tradición de las montañas como deidades protectoras y lugares privilegiados para estudiar los fenómenos celestes, le hace reconocer el lugar al ver Tindaya y concebir su proyecto : horadar el interior de la montaña, crear dentro un cubo de vacío  a  una escala más de acuerdo con la Naturaleza que con el hombre.Sentir la inmensidad de ese vacío de 125.000 m.cúbicos y contemplar, a través de sus  aberturas superiores, el cielo desde el interior  de la Tierra.

En julio de 1996 Chillida explica su proyecto así:


"Hace años tuve una intuición, que sinceramente creí utópica. Dentro de una montaña crear un espacio interior que pudiera ofrecerse a los hombres de todas las razas y colores, una gran escultura para la tolerancia. Un día surgió la posibilidad de realizar la escultura en Tindaya, en Fuerteventura, la montaña donde la utopía podría ser realidad. La escultura ayudaba a proteger la montaña sagrada. El gran espacio creado dentro de ella no sería visible desde fuera, pero los hombres que penetraran en su corazón verían la luz del sol, de la luna,dentro de una montaña volcada al mar, y al horizonte, inalcanzable, necesario, inexistente..."

-
Su idea es introducir el espacio en la materia, lo profundo es el aire, y construir un monumento que por su escala y ubicación se va a convertir en un hito dentro de la trayectoria de uno de los escultores contemporáneos más importantes.


Pero el cúmulo de problemas surgidos le hacen decir a Chillida en 1998 :"Es uno de los proyectos más importantes de mi vida pero hay unos señores, por llamarles de alguna manera, que no quieren hacerlo". Y también: "Mi única ambición es crear un espacio útil para toda la humanidad, que cuando un ser humano entre en ese cubo vacío de 50 por 50 por 50 metros sienta en su plenitud la pequeñez humana."

Así fueron las cosas...más o menos.