Bruce Nauman, California,1941.



martes, 21 de octubre de 2008

NORMAN MANEA/ LIBROS Y ENTREVISTA





BARNEY GREENGRASS ES UNA INSTITUCIÓN EN NUEVA YORK Y NO SÓLO  PARA LA COMUNIDAD JUDÍA. 

El regreso de huligan, LA NOVELA- AUTOBIOGRAFÍA DE NORMAN MANEA EMPIEZA EN ESTA TIENDA-RESTAURANTE, EN LA MISMA QUE ACABA Operación Shylock , LA NOVELA DE PHILIP ROTH.

Del escritor rumano  NORMAN MANEA  Tusquets, que ha publicado ya El regreso del húligan y  El sobre negro y... no es un escritor más.


"El sobre negro" fue la última novela que Norman Manea publicó en Rumanía antes de su destierro. Reescrita por el autor, confirma que la suya es una de las voces más críticas contra los totalitarismos. La feria de Fráncfort le rinde homenaje el año en que se reeditan sus obras completas en rumano.,


Bajo el título NORMAN MANEA:"EL EXILIO FUE Y SIGUE SIENDO UN PRIVILEGIO",
el suplemento cultural de ABC  del 18 de Octubre contiene una entrevista en profundidad con el escritor rumano que puede servir de introducción para entrar en su obra. La realiza Valerie Miles.



" Norman Manea nació en el seno de una familia judía en Bukovina, Rumanía, en 1936. Con sólo cinco años de edad fue deportado a un campo de concentración de Transnistria y volvió en 1945 con los parientes que sobrevivieron.Publicó su primera obra narrativa en 1966 y más tarde escribió una sucesión de novelas, cuentos y ensayos de contenido crítico entre los cuales se encuentra la novela que Tusquets ahora reedita, El sobre negro. Fue la última publicada en Rumanía antes de su destierro [-]Tras una breve estancia en Alemania se trasladó a Nueva York, donde actualmente reside impartiendo clases en Bard College.[-]
En sus memorias noveladas El regreso del húligan (Tusquets) por las que obtuvo el Premio Médicis en 2006, Manea escribe la crónica de su visita a su país a finales de los años noventa y sus experiencias del exilio y la resistencia en dos regímenes totalitarios, el fascista y el comunista. [-]

P.:Los totalitarismos fascista y comunista causaron indecibles sufrimientos a sus pueblos; sin embargo persiste su moderna nostalgia.
R.: El fascismo era mucho más fácil de interpretar que el comunismo, que se proclamaba humanista. Los nazis cumplieron con lo prometido; los comunistas continuaron degradando su ideal y no permitieron debate alguno. La "nostalgia" es incluso ridícula entre la gente de izquierdas que no conoce la sangrienta historia del comunismo: considérese la actual Corea del Norte. Es asombroso el modo en que en la actualidad algunos se alían con los regímenes fanáticos y arrebatados (como la teocracia iraní) sólo por el enemigo común: los demoníacos Estados Unidos. [-]

P.: ¿Cuántas generaciones han de sucederse para sacudir la degradación moral que provoca un régimen totalitario?
R.: Cuarenta años tardaron en librarse de la esclavitud egipcia aquellos viejos judíos.

P.: En "El regreso del huligan" se refiere a un Bucarest de 1986 llena de "monos, mimos, falsos reyes, falsos mancos, amigos de Augusto el Tonto" ¿Qué le parece Nueva York en 2008 bajo el imperio del capitalismo salvaje?
R.: Ha sido en verdad doloroso ser testigo de la arrogancia, inopia y brutalidad de este gobierno de Bush. Para alguien que ha sufrido antes el totalitarismo, pesa reconocer que este capitalismo salvaje y el carnaval "democrático" es insoportable (quizá resulta más insoportable que para otros, pues implica, para nosotros, que no hay esperanza en sitio alguno, que no hay remedio real a la locura humana), y sin embargo es más...natural. Aún no es una sociedad completamente circunscrita, cerrada, aunque hay algunas semejanzas sutiles, cifradas y no tan cifradas, del modelo opuesto. Me atrevo a afirmar que aún la prefiero, su suerte de "imperfección"; y créame que sé bien de los que estoy hablando. Cuando la gente se manifestó contra la guerra de Irak portando un retrato de Bush con un bigotillo hitleriano, sin mencionar siquiera el "bigote" de aquella gran persona llamada Saddam Hussein, debo confesar que me pareció intolerable. ¿Qué hay de los dictadores en los estados dictatoriales? ¿Hemos de olvidarlos porque haya un payaso en la Casa Blanca?

P.: ¿Qué le parecen los intelectuales que aún defienden a Fidel Castro?
R.: Me parece que no han aprendido nada de una ya dilatada experiencia intelectual y política. No pueden aducir que no conocen o no entienden lo que es un régimen autoritario o una sociedad cerrada. Infortunadamente, los escritores, ayer como hoy, son "seres humanos" con muchas debilidades: la ceguera, el cinismo, la vanidad y el propio interés cumplen una función protagónica en semejantes casos vergonzantes.

P.: Antonio Tabucchi escribió que entablaron amistad "una tarde de otoño, cuando me pidió que lo acompañara a visitar a tres señoras a las que, dijo, "quería mucho". Lo condujo usted a visitar las tumbas de Mary McCarthy, Irma Brandeis y Hannah Arendt.Es infrecuente que los hombres visiten las tumbas de mujeres intelectuales.
R.:-No me parece en absoluto extraño que un escritor, hombre, rinda homenaje a mujeres intelectuales. ¿Admiramos a los escritores porque son hombres, católicos, homosexuales, mujeres, indios o buenas personas? ¿O más bien elogiamos a todo ser humano por sus cualidades y logros, sean campesinos, obreros, conserjes, escritores e intelectuales? [-]

P.: En algunas comunidades de España se insultaba a la gente calificándola de "bilingüe". Para alguien que ha sufrido las consecuencias del nacionalismo ¿ qué opinión le merece esta actitud?
R.: Hablo varios idiomas; sin embargo, mi idioma íntimo aún es el rumano, la lengua que evolucionó en mí y conmigo, en distintos estadios de mi vida. Considerar el bilingüísmo un insulto implica una suerte de idiotez y provincianismo intolerante que no resulta tan infrecuente, infortunadamente, en nuestros intolerantes tiempos, cuando la cultura a menudo se percibe como algo "elitista" y arrogante ( ello es patente a menudo en la vida estadounidense y sobre todo en las elecciones presidenciales). La mentalidad tribal y el nacionalismo feroz ya han causado sufrimiento suficiente y deben rechazarse de un modo tajante en la "aldea global" de hoy.

P.: El exilio es siempre doloroso, pero también da anchura de miras.
R.: El exilio fue traumático sobre todo para un escritor ya no tan joven. Sin embargo, fue y sigue siendo un privilegio, una oportunidad excepcional de cambio y renovación, un desafío doloroso y gratificante a las rutinas y prejuicios sedentarios, un proceso profundo de revisión del pasado; permite aprender o aprender de nuevo, comprender e insertarse un mundo más amplio".







*************************************