Bruce Nauman, California,1941.



domingo, 11 de enero de 2009

HENRI MATISSE, PARÍS, SALÓN DE OTOÑO, 1905

.


HENRI MATISSE,es uno de los grandes-grandes artistas del siglo XX, por  talento creativo, dilatada imaginación, engañosa ligereza y absoluta libertad.




Inició el fauvismo, pero siguió una trayectoria fluida inclasificable, y con un  sello tan personal que a pesar de las metamorfosis de su larga carrera su mano es siempre reconocible. Desborda las clasificaciones, y su obra numerosa y variada sólo hace referencia a sí misma, aunque ha servido y sir
ve  de inspiración  a otros artistas. Gran dibujante, domina la línea rítmica y musical del arabesco y es un gran colorista manejando el color como la estructura que ordena el cuadro, como  aprendió de Cézanne.

En sus comienzos viajó a Bretaña donde pintó paisajes  en composiciones amplias que recuerdan a Courbet y Delacroix pero hacia 1898 su paleta se aclara y se hace más intensamente colorista.



                                hacia 1897

Dibujante, grabador y escultor,pero sobre todo  gran pintor, creó un mundo de formas fluidas y colores suntuosos, lleno de sensualidad y alegría de vivir, como tituló alguno de sus cuadros: “Luxe, calme et volupté” de 1904 , título que tomó de el poema de Baudelaire, L'invitation au voyage/Invitación al viaje, en el que en que repite en dos momentos los versos:

Là, tout n'est qu'ordre et beauté,
Luxe, calme et volupté.


Allí todo es orden y belleza,
lujo, calma y voluptuosidad.

                               Lujo, calma y voluptuosidad, 1904

Nació en Cateau-Cambrésis en 1869. Estudió Derecho pero, con gran disgusto de su padre, descubrió su vocación para la pintura y marchó a París. Allí estudió un tiempo con el pintor simbolista Gustave Moreau, donde conoció a Rouault y se relacionó con Dufy y otros discípulos de Pierre Bonnard.

Pero su formación la adquirió copiando a los grandes maestros en el Louvre y estudiando a Cézanne, guiado hacia él por el genial y generoso Camille Pisarro, que le hizo evidente la gran importancia para la nueva pintura de lo que estaba haciendo el solitario de Aix. La admiración que le despierta el trabajo de Cézanne hace que Matisse con  gran esfuerzo económico, a pesar del modesto precio, 1300 francos, compre al marchante Vollard uno de sus cuadros, Tres bañistas.

Cuando en 1936 ceda el cuadro al Museo de la Ciudad de París, dirá que esa pintura de Cézanne le había “sostenido espiritualmente en los momentos críticos de mi carrera de artista: he extraído de él mi fe y mi perseverancia”.



Estudiando a Cézanne había comprendido el valor constructivo del color; que los colores deben ser utilizados en su plenitud para crear la estructura del cuadro con la medida relación entre ellos y manteniendo la pureza de los mismos. En 1908, en un artículo en La Grande Revue, Matisse escribía:

“Lo que busco ante todo es la expresión…soy incapaz de distinguir entre mi modo de sentir la vida y mi modo de expresarla (…) Toda la ordenación de mi cuadro es expresiva. El lugar ocupado por las figuras o los objetos, los espacios vacíos que los rodean, las proporciones, todo representa un papel. La composición es el arte de ordenar de una manera decorativa los diversos elementos a disposición del pintor para la expresión de sus sentimientos”.


EL FAUVISMO, PARÍS SALÓN DE OTOÑO DE 1905

El Fauvismo es la primera vanguardia del siglo XX. Los métodos de los pintores fauves eran agresivos, el color  se hace autónomo, se desentiende de la naturaleza, un árbol puede ser rojo sin ser otoño, o azul. Habían aprendido la lección de los postimpresionistas, de Cezanne, Van Gogh y Gauguin. Matisse (1869-1954) que era sin duda el jefe del nuevo grupo declaró que su pintura era una reacción al neoimpresionismo, al divisionismo, aunque alguna vez al principio lo utilizó (Le bonheur de vivre), que se convertía en una mera sensación en la retina y destruía o diluía las formas y el espacio

El nombre les fue aplicado por el crítico Louis Vauxcelles en el Otoño de 1905, que comparando una pequeña escultura de Donatello que había en el Salón exclamó “Donatello parmi les fauves”..

En medio de la Belle Époque el fauvismo sonó como un pistoletazo y eso fue. En 1906 moría Cézanne y se hizo una gran retrospectiva que haría vibrar los cimientos de la pintura.

En 1905 todavía Picasso pintaba su familia de saltimbanquis en tonos pastel, pero en 1906 “construyó” el retrato arquitectónico de Gertrude Stein y 1907 fue el año de Las señoritas de Avignon,el equivalente para la pintura a nueve grados en la escala Ritchter en un seísmo.

1905, estuvo lleno de acontecimientos importantes, entre ellos se pueden destacar por sus futuras repercusiones en distintos ámbitos:
Einstein formula la teoría de la relatividad,
Muere Julio Verne
El 4 de junio se subleva la tripulación del Acorazado Potemkin,
Max Weber publica “La ética protestante y el espíritu del capitalismo”,
Japón gana la guerra ruso-japonesa
Manifiesto en Rusia que obliga al zar ha introducir reformas democráticas,
Se forman los soviets,
Freud, teoría de la sexualidad
Picasso pinta :Familia de saltimbanquis…hermosa, pero todavía en su época rosa.

El Fauvismo. En el Salón de Otoño de 1905 estaban las obras de aquellos pintores que dirigía Henri Matisse y que al cabo de unos años se disolvería como grupo: Derain, De Vlamick, Marquet,Duffy, Braque…. De Matisse estaban La alegría de vivir y dos retratos de Madame Matisse, entre ellos  el que atraviesa el rostro  una provocativa línea verde.

La nueva pintura se caracterizaba por:
El protagonismo del color. Los colores primarios ( rojo, amarillo y azul) eran dominantes y utilizados de forma arbitraria sin ninguna relación con la realidad visual, pero sí aplicados con una estudiada relación de “peso” y “armonía” al combinarlos con los colores secundarios y complementarios.

Pinceladas rápidas empapadas de materia pictórica,extensas manchas planas de colores saturados, contornos discontinuos... Buscaban sobre todo la inmediatez de la expresión, la intensidad y estaban cargados de emociones plásticas.
La alegría de vivir, 1905

Matisse en La alegría de vivir resume el espíritu del fauvismo: planos sin relieve de color, contornos ondulados y realzados con una simplificación que busca el primitivismo que sugiere el hombre en estado de naturaleza tan buscado por Gauguin. Pero el tema es más una escena pagana en el sentido clásico, incluso un recuerdo de una bacanal de Tiziano. Matisse se muestra como un gran conocedor de la historia de la pintura que ha trabajado en el Louvre y que completará en sus viajes. El cuadro es revolucionario por su simplicidad, por su radical esencialidad sin perder significado plástico. La profundidad espacial no es la tradicional pero sí la necesaria para la nueva pintura, los espacios vacíos también tienen una función en la construcción de la imagen. Matisse muestra una actitud no angustiada, de contento, del placer de vivir, tan ajena a otros artistas, como mostrará más tarde en La Danza o en La música.
La música
La danza


Madame Matisse

El Retrato de Madame Matisse o Retrato femenino con raya verde, es el equivalente a un manifiesto fauvista: por el uso subjetivo del color y la distorsión de las formas. Los colores complementarios (amarillos-morados, verdes-rojos) resaltan aún más los contrastes. La pincelada constructiva que recuerda a Cézanne, la simplificación plástica  y la gran raya verde que atraviesa el rostro son revolucionarios. Picasso tal vez palideció, pues aunque se conocían y  trataban -en casa de Gertrude y Leo Stein- había una secreta competencia entre ellos y Matisse estaba lleno de ideas. La pintura que está firmada en el ángulo superior derecho, representa la  nueva concepción de cuadro que formuló Maurice Denis, una superficie coloreada en cierto orden, antes que la representación de cualquier objeto concreto.

Hay fechas importantes en la vida del Matisse pintor:
En 1904 el marchante Ambroise Vollard le organiza una exposición que resulta un fracaso.
En 1906, hace su primer viaje a Argelia,





Viaja a Italia y en 1908 se  organiza en la Galería 219 de Alfred Stieglitz su primera individual en nueva York.En 1911 viaja a Moscú a instalar la Danza y La Música. En 1913 participa en la mítica exposición de el Armory Show de Nueva York y en la Secesión de Berlín…,1916 primer invierno en Niza...







Siguió pintando toda su vida y cuando la vista le falló, hizo collages de recortables llenos de la gracia  y el talento que le acompañó siempre. Se instaló en Niza donde vivió muchos años y murió en 1954.



.

Están representadas todas las etapas de su pintura, pero su producción es inmensa. Las tres primeras pinturas del post se corresponden con su periodo de formación , cuando aún "no es" Matisse. 

Su pintura asombra por su sencillez, por la falsa idea de facilidad, que los artistas de verdad saben que es aparente y engañosa y sólo la puede conseguir un verdadero genio imaginativo y plástico,  capaz con cualquier gesto de producir belleza .




.